Los cuidados de los perros en verano

Con el inicio del verano nos apetece hacer más actividades al aire libre con nuestro perro, pero si queremos disfrutar de esta estación del año con la máxima seguridad para su salud debemos tener en cuenta varios aspectos que destacamos en este artículo. 

¡No te lo pierdas!

El calor y los perros

Parece obvio, pero a veces se nos olvida que nuestros perros y nosotros no experimentamos el calor de la misma manera ya que el sistema de refrigeración corporal es completamente distinto.

Mientras que el cuerpo humano se refresca sobre todo mediante el sudor, que puede ser expulsado en toda la superficie de la piel, el sistema de los perros para bajar su temperatura se basa principalmente en el jadeo, y únicamente sudan a través de sus patitas.

¿Cuándo lo saco a pasear?

Por lo que se explica arriba, es fundamental que lo mantengas alejado del sol y de las temperaturas altas, sobre todo durante las horas centrales del día y evita que realicen actividad física intensa a partir de los 18º de temperatura.

De esta manera, lo más recomendable sería sacarlo a pasear a primera y última hora del día, y si es necesario sacarlo una tercera vez para que haga sus necesidades, hacerlo durante el tiempo estrictamente imprescindible y por las zonas de sombra.

Además, debes tener cuidado porque las almohadillas de sus patitas son muy sensibles y podrían quemarse al caminar por asfalto u otras superficies que se calientan mucho (por ejemplo, la arena de la playa). 

Para evitarlo, sigue la regla de los 5 segundos: pon el dorso de tu mano sobre el suelo en el que vaya a caminar, si no podemos aguantar 5 segundos porque quema, tu perro tampoco podrá y será peligroso para sus almohadillas.

Lo más importante: la hidratación

Es muy importante que los perros se mantengan hidratados cuando hace calor, por ello, sigue estos consejos:

  1. Vigila que siempre tenga agua fresca disponible.
  2. Si es necesario, ponle varios bebederos o fuentes de agua a las que pueda acceder en diferentes lugares de la casa.
  3. Cuando salgas de casa con él, no te olvides de llevar un bebedero portátil y una botella de agua solo para él.

En el coche, máxima precaución

Tanto si lo llevas de vacaciones como si debes desplazarte con tu perro a algún sitio en coche, presta atención a lo siguiente:

  1. Si el coche ha estado al sol y está caliente, abre las puertas para que baje la temperatura antes de subir.
  2. Al subir, mantén las ventanillas bajadas al menos hasta que el aire acondicionado o climatizador haya refrescado el interior del coche.
  3. Si tienes que salir del coche antes de llegar a tu destino, no lo dejes encerrado NUNCA. La temperatura en el interior sube muy rápidamente y un golpe de calor podría ser mortal.

¿Si le quito el pelaje tendrá menos calor?

¡No! No rapes nunca a tu perro. Si es de pelo largo, siempre puedes cortárselo en algunas zonas del cuerpo, pero no se te ocurra pasarle la maquinilla. El pelaje de los perros los protege tanto del frío como del calor.

Lo que sí que debes hacer es cepillarlo todos los días: unos 10-20 minutos bastará, aunque depende del pelaje y el tamaño del perro. De esta manera eliminarás todo el pelo muerto y le ayudarás a hacer el “cambio de armario”.

Los perros en el agua

No hay nada como llevarte a tu peludo a una excursión cerca de un río o a la playa y verlo divertirse entrando y saliendo del agua. Aun así, debes tener ciertas precauciones:

  1. Si vas a la playa, no lo hagas en las horas centrales y llévate una sombrilla para que pueda descansar en la sombra cuando lo necesite.
  2. Es muy fácil que coma algo de arena y beba agua del mar, lo que le provocará mucha sed: acuérdate de llevar siempre su bebedero con agua.
  3. Al secarse, la sal del mar se le queda pegada en la piel y le produce muchos picores: al volver a casa procura darle una ducha con agua dulce para eliminarla.
  4. Sécale bien las orejas por dentro: muchas otitis se producen porque se les queda agua en los oídos.

Otras recomendaciones para cuidar a tu perro en verano

Finalmente, queremos ofrecerte otras recomendaciones generales para cuidar a tu fiel amigo en verano:

  • Mantén un ambiente fresco en casa: usa ventiladores o el aire acondicionado suave.
  • Adapta su lugar de descanso: algunos materiales de las camas pueden ser demasiado cálidos para el verano, por lo que opta por un colchón más fresco.
  • Los días de calor extremo puedes ayudarle a bajar su temperatura corporal con una toalla húmeda sobre la que pueda tenderse. También puedes bañarle la cabeza, las axilas y las patas.
  • Si durante el resto del año es necesaria la protección contra pulgas, garrapatas y mosquitos, en verano es imprescindible. Es en esta estación cuando estos insectos están más presentes y cuando pueden ocasionarle más problemas: usa pipetas o collares adecuados a este fin.
  • Reparte las comidas en varias tomas porque su apetito se reduce con el calor, y no lo saques a pasear inmediatamente después de que haya comido para evitar que les siente mal.
  • Puedes ofrecerle premios helados: la fruta o verdura congelada (plátano, sandía, judías verdes) y el yogur congelado con pienso funcionan muy bien. ¡Les encanta y les refresca!
¡Ahora Comparte!