Consejos para una buena convivencia entre gatos y perros

  • 18 Mar, 2022

Consejos para una buena convivencia entre gatos y perros

¿Tienes un perro y quieres adoptar un gato o viceversa pero no sabes ni por dónde empezar para hacerlo sin dramas y que puedan llevarse bien? Hemos preparado este artículo para darte los mejores consejos para que animales de especies distintas puedan convivir bajo un mismo techo sin estrés e incluso poner las bases para conseguir una relación amistosa entre ellos.

¿Por dónde empezar?

Tienes que saber que los perros y los gatos, aunque son animales sociables, se relacionan de maneras distintas y tienen necesidades diferentes. Por ello, debemos proporcionar a cada uno lo que necesita en función de sus instintos y su carácter.

Por ejemplo, los gatos son animales más bien solitarios pero muy territoriales y necesitan tener el máximo control de su entorno, por eso seguro que te habrás fijado en que cuando introduces un elemento nuevo en casa, el gato se da cuenta en seguida y lo inspecciona con cierto recelo. Esta es también la razón por la que les encanta subirse a las alturas y explorar los rincones en los que se puede esconder. Los perros, sin embargo, son animales gregarios y para sentirse cómodos necesitan la compañía de su “manada” y unas rutinas claras.

Por otra parte, no puedes pretender introducir a la segunda mascota enseguida, puesto que esto generará mucho estrés para ambas y puede condicionar cómo se establece el vínculo. Además, debes respetar la relación que se establezca entre ellos, sin forzar acercamientos ni idealizarla: cada animal tiene también su propia personalidad y esto influirá en la convivencia.

Lo mejor es intentar hacer las cosas bien desde el principio.

Las presentaciones

Antes de la presentación en sí, es esencial que tengas una habitación que suponga una zona segura para el nuevo miembro. De esta manera, podrás realizar un acercamiento progresivo, empezando por que se acostumbren al olor del otro, utilizando, por ejemplo, una manta que use la primera mascota y una toalla que impregnaremos del olor de la segunda frotándola en su cuerpo, e introduciremos una en el espacio del otro animal para que se pueda acercar a olerla.

Existen en el mercado productos que te pueden ayudar a crear un ambiente agradable para perros y gatos como es el caso del relajante natural para mascotas de Anibio que tenemos en la tienda.

Ante todo, debes tener paciencia y realizar las presentaciones poco a poco, a su ritmo, reforzando con palabras o premios las actitudes positivas de ambos animales, y puedes acompañar sus primeras veces juntos con premios masticables para perros y snacks para gatos, de modo que no estarán tan pendientes el uno del otro.

Gatifica tu casa

Cuando las presentaciones den paso a la convivencia normal, asegúrate que el gato tiene lugares en los que refugiarse: bien en las alturas, o bien en espacios en los que el perro no pueda acceder.

Esto lo advertimos porque puede haber momentos en los que el perro, por su naturaleza, agobie demasiado al gato. Si detectamos esta situación, podemos intentar que el perro redirija su atención a un juguete o a un mordedor.

Con la comida no se juega

Aunque se lleven estupendamente, la comida es sagrada y para evitar conflictos es recomendable que las pongas en zonas separadas, preferiblemente en lugares elevados para los gatos.

Juguetes

Procura que ambos animales tengan juguetes con los que satisfacer sus instintos, el de caza en el caso de los gatos y el de cobro en los perros, y dedica un poco de tiempo a jugar con ellos para que ambos reciban caso por tu parte. No dejes que la novedad de la nueva mascota desplace toda tu atención hacia ella, muéstrales cariño en presencia de la otra.

Ten paciencia y no castigues

Una buena convivencia no se consigue en unos días, y si en algún momento surgen conflictos, no los castigues, si ves que existe tensión entre ellos, lo mejor es que los separes momentáneamente hasta que se calmen.

Ten en cuenta que la adaptación cuesta más o menos en función del animal, así que ármate de paciencia y dales tiempo, ¡seguro que consigues una convivencia armoniosa!

De todos modos, si percibes que la situación no mejora o que tienes problemas en la convivencia, lo mejor es que consultes con profesionales del comportamiento animal para que te ayuden en tu caso concreto, y más vale pecar de precavidos que dejar que los problemas vayan a más.


Envío Gratis

Envío gratuito a partir de 40€ y en 24 horas

Sostenibilidad

Reciclamos materiales para nuestros envíos

Cupón BIENVENID@

5% de descuento en tu primera compra