El peligro de la procesionaria para los perros

  • 31 Mar, 2022

El peligro de la procesionaria para los perros

Si tienes perros habrás oído hablar de la procesionaria como un peligro importante para tu peludo. ¿Qué es y por qué es tan peligroso? ¿Qué puedes hacer para evitarlo? ¿Cómo debes reaccionar si tu perro ha tenido contacto? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es la procesionaria?

La procesionaria es una oruga que debe su nombre a la curiosa forma que tienen de migrar desde sus nidos, en las copas de los pinos, hasta encontrar un lugar donde enterrarse para pupar, que realizan una detrás de otra, formando una larga hilera, como una procesión.

Son orugas que pueden llegar a medir 5cm cada una y están cubiertas por miles de pelos urticantes que desprenden cuando se sienten atacadas. Estos pelos contienen una toxina que provoca reacciones alérgicas importantes, y aquí es donde se encuentra el peligro para nuestros perros.

¿Qué consecuencias puede tener y cuáles son los síntomas?

Al provocar una reacción tan fuerte, pueden causar shock anafiláctico, ahogamiento, necrosis y, como consecuencia, la muerte. Por eso, es importantísimo reconocer los síntomas y acudir al veterinario inmediatamente. Entre estos síntomas destacan:

  • Inflamación o hinchazón de la zona en la que estos pelos hayan entrado en contacto con la piel del perro, sobre todo suele darse en hocico, ojos y orejas.
  • Irritación de las almohadillas, si ha pisado alguna.
  • Hipersalivación.
  • Conjuntivitis.
  • Tos u otros problemas respiratorios.
  • Vómitos.
  • Fatiga.
  • Fiebre.

Aun así, antes de observar ningún síntoma, si sabes que tu perro ha estado en contacto con estas orugas, no esperes, llévalo al veterinario lo antes posible.

¿Cómo evitarla y qué hacer si entra en contacto con ella?

Las orugas salen de su nido, que es una especie de bolsa blanca que aparece en los pinos, e inician su marcha por el suelo al final del verano y durante la primavera, entre los meses de febrero y abril, de modo que será en este período en el cual debemos tener más cuidado y evitar que nuestro peludo pasee entre pinares u olfatee por ellos durante estos meses.

Si tu perro ha entrado en contacto con la procesionaria, puedes lavarle la zona afectada con agua templada para ayudar a reducir el efecto de la toxina evitando frotar la zona, siempre protegiéndote con guantes y con la precaución necesaria para evitar que te afecte también a ti.

Y, como hemos señalado ya anteriormente pero no debemos dejar de insistir es que lo lleves al veterinario cuanto antes para evitar daños mayores.

Si lo que le ha picado a tu perro no es procesionaria sino otro insecto, puedes aplicar una pomada para aliviar la inflamación e infecciones, si no es muy grave, o hacerlo antes de acudir a la clínica para determinar si necesita algún antihistamínico u otra medicación.


Envío Gratis

Envío gratuito a partir de 40€ y en 24 horas

Sostenibilidad

Reciclamos materiales para nuestros envíos

Cupón BIENVENID@

5% de descuento en tu primera compra