Prevenir y tratar golpes de calor en perros y mascotas

  • 23 Jun, 2022

Prevenir y tratar golpes de calor en perros y mascotas

Con el verano recién estrenado es el momento de disfrutar de más horas en la calle, la playa y la montaña con nuestros peludos y de largas siestas en balcones y terrazas, pero por mucho que nos guste compartir el máximo de nuestro tiempo libre con ellos, es importante saber adecuarse a sus necesidades en verano y adaptarnos a ellas para evitar los temidos golpes de calor, que pueden acabar en muerte.

¿En qué consiste un golpe de calor?

Golpe de calor es la denominación común que le damos a la hipertermia, que es una subida aguda de la temperatura corporal. Además, nuestros perros apenas sudan, pudiendo eliminar el calor solo a través de 3 mecanismos:

-El jadeo (la típica respiración rápida por la boca de los perros).

-Sudando (únicamente a través de las almohadillas de las patas y en contacto con superficies frías).

-Refrescando zonas con poco pelo como la barriguita.

La temperatura normal de los perros es 39 grados centígrados; en un golpe de calor, esta temperatura puede alcanzar los 42 grados.

¿Cuáles son los factores de riesgo de un golpe de calor?

Sabemos que los golpes de calor son más comunes en verano, pero vamos a resumir cuáles son los factores de riesgo a tener en cuenta para evitar un golpe de calor en perros y gatos, ya que algunos de ellos se pueden dar en épocas de pico de calor en un país como el nuestro:

-Una elevada temperatura en el exterior.

-Una humedad ambiental elevada, que dificulta la eliminación de vapor de agua del cuerpo.

-Estancias en espacios reducidos como el coche, una habitación completamente cerrada, un transportín, la bodega de un barco, etc.).

-Poca disposición de agua al alcance del perro o gato o que no se cambia a menudo.

-Poca o ninguna sombra en el balcón o terraza.

-Mantener a los perros atados, ya que estos intentan llegar al agua o la sombra y se pueden estrangular o ahogar con la cadena o correa.

Además de estos factores de riesgo, también hay animales que, por su naturaleza y condición física, son más propensos a sufrir golpes de calor:

-Cachorros y senior.

-Los que padecen enfermedades respiratorias o cardíacas.

-Los animales de raza braquicéfala (bulldogs, carlinos, boxers, persas, pequineses…).

-Animales con obesidad.

-Animales de piel oscura.

-Cuando acaba de comer, ya que se puede complicar la digestión, favoreciendo la hipertermia.

-Obligarles a hacer ejercicio durante las horas de calor o cuando están en un estado nervioso.

¿Cómo prevenir un golpe de calor?

Prevenir los golpes de calor solo requiere acciones de sentido común, aunque, a veces, es el menos común de los sentidos:

-Lo primero es evitar los paseos durante las horas más calurosas del día: entre las 12 y las 16h, más vale alargar un poco más el paseo de la mañana o el de la noche y sacar por la tarde al perro rápidamente para que haga sus necesidades y de vuelta a casa.

-Asegurarse de que siempre tienen a su alcance agua fresca y cambiarla a menudo.

-Proporcionarles espacios amplios, ventilados y con sombra.

-Darles de comer a primera hora de la mañana y/o última del día, evitando las horas de mucho calor o nada más volver de paseos o de realizar esfuerzos.

-Evitar los ejercicios intensos.

-Jamás dejar a un perro o gato dentro de un coche.

¿Cuáles son los síntomas de un golpe de calor y cómo tratarlos?

Si a pesar de estas prevenciones, por un despiste o si nos encontramos una situación en la que veamos un perro que pueda estar en riesgo, estos son los síntomas y lo que debemos hacer:

Los síntomas de un golpe de calor incluyen una respiración muy rápida y forzada, dificultad para el movimiento, letargo, desvanecimientos, tambaleo, vómitos, salivación excesiva, sangre en heces y vómitos, hemorragias y puntos rojos en el cuerpo, lengua y mucosas azules y encías rojo brillante. Recuerda que no es ninguna tontería, esto puede acabar en la muerte del animal, por lo que lo esencial es, si identificamos estos síntomas, llevarlo inmediatamente al veterinario más cercano.

Aún así, en cuanto detectemos alguno de estos síntomas, primero debemos contactar con el veterinario para informarle de la situación y realizar las primeras medidas de auxilio:

-Hacer que la temperatura corporal baje, PERO NUNCA REPENTINAMENTE. Seguiremos las indicaciones del veterinario, trasladando al animal a una sombra y mojándole la tripa y patas con agua a temperatura ambiente, pero jamás cubrirlo con toallas, darle baños de agua fría, usar hielo, etc.

-Le daremos un poco cantidad de agua fresca, no fría. Tiene que ser poca para que no la beba precipitadamente ni en demasiada cantidad.

Si el animal no retorna a la respiración normal en unos minutos, hay que llevarlo al veterinario de urgencia para que el cuadro no acabe en muerte.

Una vez en el veterinario este realizará un tratamiento de emergencia que puede incluir:

-Pinchar un goteo.

-Tratamientos de enfriamiento como enemas.

-Oxígeno suplementario.

-En casos necesarios, medicación.

-Análisis de sangre para comprobar la función de los órganos.

-Monitoreo continuo y adaptación del tratamiento al estado del animal.

Así que ya sabes, si este verano quieres disfrutar del buen tiempo con tu mascota sin sobresaltos, agua fresca, sombra abundante y descanso en las horas más calurosas del día.


Envío Gratis

Envío gratuito a partir de 40€ y en 24 horas

Sostenibilidad

Reciclamos materiales para nuestros envíos

Cupón BIENVENID@

5% de descuento en tu primera compra